Compartir

El pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé para esta segunda semana de abril “lluvia, nieve, tormentas, fuerte viento y temperaturas bajas”. La primavera se resiste, ya que durante los próximos días seguirán llegando borrascas a España, explicó a Servimedia Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.

Aunque la Península Ibérica está aún bajo el influjo de una borrasca atlántica que entró el domingo y que ha traído frío, lluvias y nieve en cotas de hasta unos 800 metros en muchas zonas del interior, mañana llega otra borrasca, acompañada de nuevos frentes que producirán precipitaciones abundantes en la vertiente atlántica, Pirineos y Andalucía oriental.

Además, al bajar un poco la cota de nieve, este martes podría volver a nevar en capitales de provincia como Ávila, Segovia, Burgos y León.

La tónica general del martes serán las lluvias, sobre todo en la vertiente atlántica. Pero prácticamente lloverá en toda la península, porque las precipitaciones se irán extendiendo de oeste a este. Se salvarán de la lluvia Murcia, Almería y Canarias. También se prevé que habrá tormentas fuertes en la zona del Estrecho, en el sur del Sistema Central y en puntos de Castilla-La Mancha y oeste de la península.

Las temperaturas bajarán mucho el martes. El descenso afectará a toda España, así como las lluvias y el viento fuerte, que provocarán una “situación desagradable”, puntualizó el portavoz de la Aemet, quien destacó que las temperaturas máximas serán de “hasta 10 grados menores de lo que sería habitual en esta época del año en Madrid, Castilla-La Mancha y Extremadura. Las mínimas no serán tan bajas porque las nubes por la noche hacen de manta”.

El miércoles siguen las lluvias en toda la península, pero las precipitaciones serán más débiles en el suroeste y en la meseta norte, y más intensas en el nordeste. En Cataluña y Aragón pueden llegar a ser fuertes y con tormentas. Las precipiaciones intensas también se harán presentes en Baleares, mientras que la nieve seguirá cayendo, pero en cotas más altas. En el norte la cota se situará en 1.000-1.200 metros y las temperaturas subirán un par de grados.

El jueves, en la mitad este disminuirá la inestabilidad, pero entrará otra borrasca por el oeste que traerá de nuevo precipitaciones a la mitad occidental y que barrerá la península de oeste a este. Lloverá especialmente en el Sistema Central, en el suroeste, oeste de Andalucía y Extremadura, así como en el Cantábrico oriental y en los Pirineos. “Una nueva jornada de tiempo revuelto que vendrá acompañada de tormentas. La nieve se quedá ya restringida a zonas montañosas”, agregó Del Campo.

Y el viernes seguirán las lluvias. El tiempo inestable será la tónica general de toda la semana y parece que el fin de semana seguirá lloviendo, concluyó el portavoz de la Aemet.