Compartir

Minutos antes de las dos de la tarde, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont salía de la prisión alemana donde ha permanecido los últimos días.

Ante los medios de comunicación ha agradecido el apoyo que ha recibido a nivel internacional, y también ha agradecido el trato que le han dado los responsables y trabajadores de la prisión. 

Después de que pagar la fianza de 75.000 euros impuesto por la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, Puigdemont le ha deseado suerte a sus compañeros de celda y, después, se ha referido a la situación de privación de libertad en la que se encuentros otros dirigentes independentistas. 

“Es una vergüenza para Europa que haya presos políticos”, ha asegurado Puigdemont. Además ha pedido que se cumplan “los derechos humanos”. “Nuestra lucha es por la democracia, no solo por la autodeterminación y eso es algo que compete a todos los europeos”, ha reconocido.