Compartir

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, insiste en que defendió su Trabajo de Fin de Máster (TFM) sobre derecho autonómico en 2012 ante un tribunal de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) para obtener su titulación conforme a las normas.

Así se lo transmitió Cifuentes a última de la hora de la tarde de ayer a la cúpula del Partido Popular, según afirmaron este viernes fuentes de la dirección del partido que lidera Mariano Rajoy, el mismo día en que el rector de la URJC, Javier Ramos, comparecerá ante los medios tras elevar el caso a la Fiscalía para que investigue la presunta falsedad documental cometida en este caso.

Las fuentes que en las últimas horas han hablado con Cifuentes reconocen que la presidenta autonómica está “preocupada” por lo que considera una campaña de desgaste contra su Gobierno. Tal y como hiciera en rueda de prensa el pasado miércoles, ante la dirección nacional también defiende que presentó su TFM en un tribunal universitario que luego lo calificó con un 7,5.

Cifuentes ha defendido esta “versión” ante los máximos dirigentes del partido, a los que, sin embargo, ha reconocido que no recuerda los nombres ni la fisionomía de las tres personas que componían el tribunal que supuestamente evaluó su trabajo.

El director del máster, Enrique Álvarez Conde, admitió esta mañana en Onda Cero que el acta que la universidad envió a Cifuentes es falsa, ya que fue reconstruida siguiendo órdenes del rector de la URJC. A esto se suma que la profesora que figura en el acta como presidenta del tribunal declaró ayer que no firmó ese documento y que, por ende, había sido usurpada su rúbrica.

En este momento, el PP sigue “confiando” en Cifuentes y así lo expresa en público, aunque puntualiza que no tiene información fidedigna y sólo recibe distintas versiones de los hechos. El partido cree que en breve se conocerá la verdad porque al haberse judicializado y enviado a la Fiscalía los implicados “ya están cantando”, como ha hecho esta misma mañana el director del Máster en una entrevista a Onda Cero.

En todo caso, el PP espera que este asunto se “aclare” cuanto antes, aunque no se atreve a estimar los tiempos ni las consecuencias políticas que puede tener ni descarta nuevas sorpresas. A estas alturas, con los numerosos escándalos de dirigentes del PP de los últimos años, los dirigentes populares no ponen “la mano en el fuego por nadie”.