Compartir

La Policía Nacional ha detenido a una pareja – un hombre de 34 años y una mujer de 44, ambos de nacionalidad italiana – en Gran Canaria. El motivo del arresto se debe a que ambos se han negado a pagar dos botellas de vino cuyo coste oscilaba los 2.000 euros.

El dueño del establecimiento llamó a la Policía para denunciar los hechos al ver que la pareja se negó en rotundo a pagar 4.000 euros por las dos botellas y al alegar que esas botellas no eran las que habían pedido.

Según fuentes policiales, los agentes corroboraron que las dos botellas de vino que pidió la pareja eran las mismas que tenían un valor de 1.950 euros. A los detenidos se les imputa por un presunto delito de estafa.