Compartir

Comienza el plazo para presentar la Declaración de la Renta y, como novedad, Hacienda ha puesto en funcionamiento una aplicación móvil para rendir cuentas ante el fisco. Sin embargo, el funcionamiento de esa aplicación podría ser “peligroso” para los contribuyentes. 

La aplicación móvil constituye la principal novedad de la campaña de este año, que desde el punto de vista normativo no presenta grandes cambios. Y, como la mayoría de las app, ésta tiene sus propias limitaciones, puesto que no todas las opciones existentes en la página aparecen en la pantalla del smartphone.

Así, los técnicos alertan de que, dada su usabilidad, muchos contribuyentes pueden olvidar incluir información fiscal relevante y beneficiosa para ellos, ya que su diseño insta a validar el borrador sin revisarlo en profundidad.

Y esa falta de revisión, precisamente, puede hacer que el contribuyente no incluya algunos gastos deducibles de los rendimientos del trabajo, como las cuotas sindicales y a colegios profesionales -siempre que la colegiación sea obligatoria para trabajar y con un límite de 500 euros-, por ejemplo; o los gastos que pueda originar la movilidad geográfica del empleado.

Asimismo, los técnicos avisan de que validar el borrador desde la app puede hacer que el contribuyente olvide revisar la titularidad de los inmuebles, las ganancias de patrimonio que hubiera podido lograr o cambiar la situación de sus familias, es decir, incluir los nacimientos, defunciones y los cambios del estado civil que, en su caso, no aparezcan reflejados en el borrador.

De igual modo, Gestha piensa que el uso de la aplicación puede llevar a no repasar las deducciones autonómicas, que podrían suponer importantes ahorros, dependiendo de la Comunidad de residencia, en los gastos por estudios de los hijos, por adopción, por alquiler de vivienda…

En definitiva, Gestha considera que sólo podrán presentarse mediante esta app las declaraciones más sencillas, o lo que es lo mismo, aquellas que no requieran modificaciones importantes. Aun así, casi 5 millones de contribuyentes podrían presentar su declaración desde sus smartphones, sin necesidad de encender el ordenador.

Según Antonio Paredes, experto tributario de Gestha, “la Agencia Estatal de la Administración Tributaria puede concebirse como uno de los organismos públicos más avanzados en la incorporación de las nuevas tecnologías a su relación con los ciudadanos. No obstante, la tecnología puede pasar de ser un aliado a convertirse en un enemigo, ya que, en este caso, los contribuyentes que decidan presentar la declaración desde sus smartphones pueden olvidar incluir en el borrador algunas deducciones de las que podrían beneficiarse y con las que saldrían mejor parados de la principal cita que tenemos con Hacienda”.