Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha visitado en la jornada del lunes las obras de la carretera de circunvalación de Pontevedra. Durante el acto, se pudo comprobar que el jefe del Ejecutivo tenía vendados dos dedos de su mano derecha.

La causa de este vendaje se debe a que Rajoy ha sufrido una fractura de la falange de su mano como consecuencia de un golpe mientras disfrutaba de su periodo vacacional de Semana Santa en Pontevedra.

Ante las preguntas de los periodistas sobre que le había sucedido, el presidente “quitó hierro” al pequeño percance que sufrió hace unos días.