Compartir

La cadena de moda y ropa H&M (Hennes & Mauritz) ha publicado el informe del primer trimestre del año con unos resultados poco esperanzadores. El beneficio neto de la firma alcanzó los 135 millones de euros, lo que supone una caída del 44% en comparación con el ejercicio anterior.

Las grandes rebajas y el exceso de stock (en torno al 7%) han provocado en gran medida esta disminución de ingresos. El gerente general, Karl Johan-Persson, explicó la decisión de rebajar de precio los productos calificados como “ventas sustanciales de liquidación”.

Además, ha añadido una medida cuanto menos sorprendente: “Todas aquellas prendas que presenten desperfectos serán quemadas con el fin de utilizarse como combustible de una planta energética”.