Compartir

Una cometa provocó el retraso en la salida de dos aviones y en el aterrizaje de otros cuatro en el aeropuerto de Manises (Valencia). 

Los hechos ocurrieron durante la tarde del martes, cuando la torre de vigilancia del aeropuerto valenciano localizó una cometa a gran altura y consideró que podían afectar a los vuelos. Los responsables comunicaron el incidente al 112.

Afortunadamente, el viento desplazó el objeto y se pudo restaurar el servicio sin ningún tipo de problema. La cometa provocó retrasos de veinte minutos en un vuelo de llegada y esperas de hasta diez minutos en otros cinco vuelos.