Compartir

Suiza ya ha comunicado a España su decisión tras analizar la petición que hizo el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, en la que solicitaba la detención de la ex diputada de la CUP, Anna Gabriel, y su puesta a disposición de la justicia española donde está acusada de un delito de desobediencia.

La Oficina Federal de Justicia rechaza entregar a Gabriel al considerar que se trata de una imputación que está “ligada a delitos políticos”, según adelanta 'El Español'. 

La orden de LLarena para detener a la ex diputada de la CUP se solicitó después de que Gabriel se negara a declarar ante el Supremo el día que se le había citado. 

Según fuentes fiscales españolas, al no aplicarse el mecanismo de la euroorden sino ser una extradición, la respuesta depende de las autoridades ministeriales y no de jueces o fiscales.