Compartir

Dos agentes de la Policía Local de Requena (Valencia) salvaron la vida de una niña que se asfixiaba después de atragantarse con un caramelo. Los hechos tuvieron lugar el Domingo de Ramos, en la calle Villajoyosa, cuando uno de los participantes de la procesión salió con la pequeña en brazos pidiendo auxilio.

Los dos policías, que no estaban de servicio, contemplaron la escena y socorrieron a la menor. Uno de ellos procedió a realizar la famosa 'maniobra de Heimlich' y consiguió que ésta expulsase el elemento que obstruía sus vías respiratorias. Una vez expulsado, la niña comenzó a llorar una vez que podía respirar con normalidad.

El Ayuntamiento ha sacado un comunicado oficial en su página web en el que agradece la labor de los dos agentes de la Policía Local del municipio.