Compartir

Cientos de personas se congregaron anoche en diferentes puntos de Cataluña en protesta por la detención en Alemania del expresidente Carles Puigdemont. Los altercados más graves se registraron en Barcelona, donde los manifestantes intentaron rodear la Delegación del Gobierno. El fuerte cordón policial impidió que se acercaran, aunque para ello tuvieron que efectuar diversas cargas. 

Según el Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña, un centenar de personas resultaron heridas y tuvieron que recibir asistencia sanitaria. Entre ellas 23 mossos d'esquadra.

Quema de contenedores, lanzamiento de piedras y persecuciones hicieron del centro de Barcelona un campo de batalla.