Compartir

Horas después de que el candidato a presidir la Generalitat, Jordi Turull, no obtuviera los apoyos necesarios para ser investido, el Tribunal Supremo estudiará si ordena su ingreso en prisión preventiva, junto a la gran mayoría de los imputados en el caso del proceso independentista de Cataluña.

El juez Pablo Llarena dictó una providencia a mitad de semana en la que citaba para este viernes, a las 10.30 horas, a todas las partes personadas en la causa que instruye. A la misma hora el magistrado citaba a seis de los encausados (Carme Forcadell, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa y Marta Rovira) acompañados de letrado, “a fin de practicar la comparecencia prevista en el artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal” sobre medidas cautelares.

Por tanto, el magistrado cierra la instrucción de la causa en relación a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell; los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa, y la 'número dos' de ERC, Marta Rovira, y les coloca a un paso de ir a juicio.

Anoche la secretaria general de ERC, Marta Rovira, la expresidente del Parlament Carme Forcadell y la exconsellera de Trabajo y Asuntos Sociales Dolors Bassa renunciaron a sus actas como diputadas de Esquerra para evitar que su procesamiento pueda interferir en la actividad parlamentaria.

El juez desvelará en su auto los delitos que les imputa y, por tanto, si son acusados de rebelión o de sedición. Ese auto, podría también recoger la inhabilitación para ejercer cargos públicos de los investigados, aunque no sería efectiva hasta que el procesamiento no fuera firme, es decir, hasta que la Sala no se pronuncie sobre los recursos que, sin duda, se presentarán en contra de la decisión del magistrado.