Compartir

El PDeCat se encuentra en una delicada situación. Pese al acuerdo con Puigdemont para repartirse el dinero por votos y escaños, el partido se encuentra inmerso en problemas económicos.

Según publica 'El Confidencial', el Banco Sabadell y la Caixa d'Enginyers denegaron recientemente un crédito al PDeCAT para poder pagar facturas que tienen pendientes.

Además, a los gastos corrientes hay que añadir los 6,6 millones de euros que ha de pagar para cumplir la sentencia condenatoria por el 'Caso Palau'.

Hace dos años, se realizó una drástica reducción de plantilla. Sin embargo, no ha bastado para sanear las cuentas.

Han puesto a la venta su sede central de la calle Provenza hace meses. Sin embargo no la han vendido por el parón del mercado inmobiliario en Barcelona y la tremenda falta de demanda. Por otro lado, la caída de la militancia en el PDeCAT respecto a su antecesora, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), castiga aún más las maltrechas cuentas de la formación.

ACTIVAN EL 'PLAN B'

Otra solución es conseguir dinero de grupos empresariales que puedan solventar las necesidades inmediatas de tesorería. Para ello, según mencionado diario, se han puesto encima de la mesa dos nombres, que bien podrían ayudar a cuadrar los números rojos: Pep Guardiola y Gerard Piqué.

No es la única vía. El PDeCAT ha ido a llamar a muchas puertas para sufragar los gastos de los últimos meses. Hace pocas semanas trascendió que la Asamblea Nacional Catalana (ANC) fue a pedir dinero al FC Barcelona. Sin embargo, recibieron la negativa del club, ante la imposibilidad de acometer más gastos de lo establecido.