Compartir

Dos hermanos, una niña de ocho años y un niño de trece, han muerto este martes como consecuencia de un incendio en su vivienda, situada en la plaza Benjamín Palencia, en Madrid. Poco después, su padre fue encontrado muerto tras ser arrollado por un tren en la estación de Getafe Industrial, según ha informado un portavoz de Emergencias 112 Comunidad de Madrid.

Sobre las 20:20 horas se recibió un aviso en el que se alertaba de un incendio en una vivienda del madrileño barrio de Getafe. El Servicio de Bomberos de la Comunidad de Madrid se desplazó hasta el lugar y pudo sofocar las llamas en pocos minutos, ya que éstas solo afectaban a una parte del inmueble. Tras extinguirlo fueron encontrados los cadáveres de los niños.

A tenor de las primera informaciones, habría sido el padre quien acabó con la vida de los menores. El parricida habría encerrado a los niños en el dormitorio principal y, posteriormente, habría prendido fuego a la vivienda. Dejó a los niños dentro con el cerrojo puesto. En ese momento, la madre, de 45 años, no se encontraba en el domicilio. Según ha publicado 'El periódico', se ha encontrado una nota manuscrita en la estación Industrial de Getafe, lugar donde el hombre se quitó la vida. En la nota pone: “No quiero que sufran”.

La pareja estaba en trámites de separación. La Policía Nacional no ha confirmado si los niños murieron como consecuencia del fuego o si fueron asesinados antes de que el hombre causase las llamas en la vivienda. El padre carecía de antecedentes policiales. 

LOS RESULTADOS DE LA AUTOPSIA

Los datos preliminares de la autopsia practicados a los dos niños fallecidos en Getafe revelan que murieron ahogados. Su padre primero habría ahogado a la niña en la bañera y después al niño. A continuación, les trasladó al dormitorio, donde prendió fuego y les encerró.