Compartir

Un niño de nueve años ha matado a su hermana de 13 de un disparo por una discusión familiar en el estado de Misisipi. El motivo de este enfrentamiento se debió a que ambos discutieron cuando jugaban juntos a la consola. 

La menor no dejaba a su hermano el mando para jugar y el pequeño “cogió un arma situada en la mesita de noche de los padres” se acercó a su hermana y “le propinó un disparo”, según las declaraciones realizadas por el sheriff del condado, Cecil Cantrell, a CNN. Posteriormente, la víctima fue trasladada a un hospital de Memphis, donde se confirmó su fallecimiento.

Por otra parte, las autoridades confirman que se enfrentan por primera vez a este suceso dado con menores de edad y desconocen que tipo de cargos pueden presentar: “Es la primera vez que nos enfrentamos a algo así, y esperamos que sea la última. Es un terreno nuevo para nosotros y queremos asegurarnos de hacer todo lo correcto” aseveró Cantrell, que entiende a priori que el menor asesinó a su hermana “fruto de ver asesinatos en videojuegos o en televisión” y en “no saber lo que hacía”.

El suceso ha ocurrido una semana antes de la marcha que había prevista para el 24 de marzo en Washington liderada por el movimiento #NeverAgain que moviliza a miles de estudiantes contra el uso de armas.