Compartir

136.000 contribuyentes, que alquilan su vivienda a través de cualquier plataforma digital como Airbnb, han recibido un aviso de la Hacienda española en el que se les indica que deberán incluir, en su declaración de la renta, los ingresos derivados por realizar esta actividad.

La cifra de personas que realizan este tipo de alquiler ha aumentado significativamente con respecto al pasado curso 2016, cuando se emitieron 21.500 avisos. 

“De acuerdo con los datos de que dispone la Agencia Tributaria, usted ha realizado anuncios de alquiler de inmuebles en diferentes medios publicitarios, incluido Internet. Le recordamos que, en caso de haber percibido rentas por alquiler, deben incluirse en la declaración, así como cualquier tipo de renta por la que deba tributar y no conste en los datos fiscales” así rezaba el aviso, emitido por el fisco español en 2015, tal y como se recoge en páginas de 'El Mundo'.

Los dueños que alquilan sus viviendas y no tributaban a la Hacienda española están cometiendo un fraude fiscal. Airbnb no es la única plataforma que Hacienda está investigando; existen otras como Wimdu, HomeAway o sitios web de diferentes inmobiliarias.