Compartir

La Sala II del Tribunal Supremo ha fijado para este miércoles, a las 10.15 horas, la vista pública de los recursos presentados contra la sentencia de la Audiencia de Palma de Mallorca, de 17 de febrero de 2017, sobre el 'caso Nóos'. Entre los recurrentes figuran la Fiscalía, la Abogacía del Estado, Iñaki Urdangarin, Diego Torres y Jaume Matas.

Urdangarin, su socio Diego Torres y el expresidente de Baleares Jaume Matas impugnaron el pasado mes de noviembre ante el Tribunal Supremo los recursos de la Fiscalía y los gobiernos de Valencia y Baleares que reclaman más penas de cárcel para los tres condenados por la Audiencia de Palma en el marco del 'caso Nóos'.

Según la sentencia, el marido de la infanta Cristina fue condenado a más de seis años de cárcel, su exsocio a más de ocho y el expresidente balear a más de tres años de reclusión. A Urdangarin se le condenó por dos delitos fiscales, prevaricación, malversación, fraude y tráfico de influencias.

La Sala decidió dejarle en libertad con la única medida cautelar de tener que presentarse en el juzgado los días 1 de cada mes y le permitió seguir residiendo en Suiza. Además, está obligado a comunicar si sale de la Unión Europea. Si la decisión del Supremo le es adversa tendrá que ingresar en prisión.

Urdangarin aseguró al Supremo que no aportó al proceso ningún documento porque no se encargaba de temas fiscales, contables ni financieros y que “no se le puede demandar peras al olmo”.

En la vista prevista para este miércoles, la Fiscalía solicita que se aumente su condena hasta los 10 años de prisión, mientras que el abogado de Urdangarin, Mario Pascual Vives, esgrimirá una irregularidad relacionada con el informe de un perito para intentar que se anule todo el procedimiento.

El cuñado del Rey argumentó en su recurso que nunca hubo un pacto verbal para hacer los foros de turismo y deporte en Baleares y Valencia, sino una “conformidad política previa a la suscripción de los convenios de colaboración”, y que es falsa “la sempiterna referencia” de que no se siguió el procedimiento legal establecido.

Según su versión, no existe previsión legal que regule este tipo de convenios y además solo él tenía capacidad para organizar este ciclo de conferencias, ya que “el 'know how' no es público y sigue perteneciendo en exclusiva al Instituto Nóos”.