Compartir

Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel, se muestra “preocupada por el daño que ha hecho a su ex pareja, la familia del menor y a su propia familia”.

Así lo confesaba uno de los abogados de Quezada, Esteban Hernández, en 'Telecinco', donde además ha apuntado a que su clienta “entiende la indignación de la población, pero apela a un juicio con proceso penal justo”.

Hernández, en otra entrevista en 'La Sexta' acompañada de otra de las integrantes de su despacho de abogados, Beatriz Gámez, también aseguró que Ana Julia estaba “preocupada por encontrarse con otras internas” teniendo en cuenta el revuelo que había causado el caso de Gabriel.

Tanto Hernández como Gámez visitaron este fin de semana en prisión a Ana Julia “para prestarle apoyo y ver cómo se encontraba. 

En un primer momento los abogados relataron que vieron a su cliente “en un ataque de nervios que nos hizo muy difícil comunicarnos. Es de suponer que con el protocolo antisuicidio se le administrarán ansiolíticos, lo que le ayudará en ese trance”. Después se tranquilizaría al comprobar que en prisión se está mejor que en los calabozos.