Compartir

El Ayuntamiento de Madrid anunció hoy, en relación con el fallecimiento de un mantero este jueves en el barrio de Lavapiés, que ha abierto un “expediente de información reservada” para ver si la Policía Municipal actuó con “proporcionalidad” en la intervención contra la venta ambulante en la Puerta del Sol que precedió a la muerte de este inmigrante senegalés por una parada cardíaca.

Así lo explicó el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Consistorio de la capital, Javier Barbero, quien compareció en rueda de prensa junto a la alcaldesa en funciones, Marta Higueras, y Jorge García Castaños, concejal de Economía y del Distrito Centro.

Barbero explicó que el mantero falleció en la calle del Oso y que no estaba siendo seguido por la Policía Municipal, sino que llegaba a Lavapiés, donde vive, tras abandonar la Puerta del Sol por la intervención de los agentes contra la venta ambulante.

Fue en la calle del Oso de Madrid donde Mmame Mbage sufrió una parada cardíaca y el amigo con el que se encontraba fue quien se puso en contacto con la Policía, que en esos momentos estaba patrullando la zona. Estos agentes intentaron reanimarle, como después hizo el Samur, que estuvo 45 minutos en el lugar tratando de salvar la vida del mantero.

A pesar de este relato de los hechos, Barbero explicó que ha abierto un “expediente de información reservada porque queremos analizar a fondo la proporcionalidad en el uso de la fuerza” en la intervención previa en la Puerta del Sol. Sostuvo que este tipo de investigaciones siempre se hacen para tratar de “funcionar con criterios de congruencia en el uso de la fuerza, de proporcionalidad y de oportunidad“.

A este respecto, el concejal explicó que ya ha solicitado diversos partes de lo sucedido, pedido las imágenes de cámaras de la zona y ha llamado “a consultas” al oficial de la unidad de la Policía Local que actuó en este caso. Aseguró que se ha llamado a este agente “para sentarnos y hablar sobre lo sucedido“.

Barbero explicó que abren desde el Consistorio este expediente “por responsabilidad y prudencia” y no porque “pongan en duda” la actuación de la Policía. “Tenemos la responsabilidad de intentar afinar al máximo” lo sucedido porque, siempre que existe un “ejercicio de la fuerza” por parte de los agentes “nos tenemos que preguntar por la proporcionalidad al respecto“.

Este concejal ofreció también el dato de que Mbage llevaba viviendo sin papeles desde hacía algo más de una década. Esto, dijo, podría haber provocado que la víctima haya padecido “fuentes de exclusión” y “estrés crónico” que acaba dañando a la salud. Indicó que esto tiene que derivar a una reflexión para “no perder la perspectiva de que sean los derechos humanos lo que guíen nuestras actuaciones”.

Por su parte, Higueras, que ejerció de alcaldesa en funciones dado que Manuela Carmena se hallaba en París -viaje que ha cancelado para volver a Madrid-, se refirió a que entiende las muestras de dolor por la muerte del mantero, pero rechazó “cualquier acto vandálico que nada tiene que ver con el modelo de convivencia y de multiculturalidad que impera en el barrio de Lavapiés“, en relación a los incidentes que se produjeron la noche de este jueves y este mismo viernes por la mañana.

Asimismo, llamó a la calma y veló por que en las próximas horas el barrio pueda volver a la normalidad. También anunció que el equipo del ayuntamiento se ha puesto en contacto con Concepción Dancausa, delegada del Gobierno en Madrid, para disponer de una “adecuada coordinación” entre las instituciones madrileñas.

Preguntada sobre la Tarjeta de Vecindad que acordaron con el PSOE y que está destinada al acceso de los 'sin papeles' a los servicios municipales, dijo que el ayuntamiento continúa trabajando “para hacer realidad que esta tarjeta sea realmente efectiva“.

García Castaños rechazó que se haga “demagogia” y el “partidismo” con este suceso y llamó a la calma de los vecinos de Lavapiés. Demandó responsabilidad a todos los actores implicados, también a los políticos, “para fortalecer la convivencia en el barrio” madrileño. Denunció, además, que en Lavapiés hayan vecinos sin papeles “que no les reconoce el Estado” y esto “les obliga a vivir en la economía sumergida” y provoca “que se generen problemas” en la zona.