Compartir

 Oskar Gröning,conocido como 'el contable de Auschwitz', y condenado por su complicidad en el asesinato de más 300 mil judíos, ha muerto a los 96 años de edad sin haber pisado la cárcel, tal y como confirmó el lunes el diario alemán 'Der Spiegel'.

Gröning fue miembro de la SS en la época nazi y sirvió en el campo de concentración de Auschwitz entre 1942 y 1944. En 2015 fue declarado culpable de complicidad en la muerte de más de 300 mil personas, la mayoría judíos, y sentenciado a cuatro años de cárcel, lugar en el que nunca llegó a ingresar.

Durante el pasado mes de diciembre, el Tribunal Constitucional alemán ratificó la condena y rechazó el recurso presentado por el condenado contra su ingreso en prisión. Gröning alegó graves problemas de salud y utilizó su edad como excusa para evadir la prisión. Solicitó el indulto, que le fue denegado, y su única opción para evitar la cárcel era la decisión del Ejecutivo alemán

El proceso duró cuatro meses y se inscribió en la serie de juicios tardíos abiertos en los últimos años contra los crímenes del nazismo. El anciano admitió su “complicidad moral” en las muertes del campo de concentración de Auschwitz, donde se encargaba de de incautar y administrar el dinero y las pertenencias de quienes llegaban como deportados.

El 'contable' mostró arrepentimiento y pidió perdón a los supervivientes y a los familiares de las víctimas que allí estuvieron recluidos.

Gröning ingresó con veinte años en las filas de SS y un año después empezó a servir en Auschwitz. Según la sentencia, con su trabajo en el campo contribuyó también a financiar al III Reich.

La acusación se centró en su papel en la llamada “Operación Hungría“, de mediados de 1944, cuando llegaron a Auschwitz alrededor de 450 mil judíos, de los cuales unos 300 mil murieron asesinados.