Compartir

Ana Julia Quezada, la novia del padre del pequeño Gabriel, detenida ayer tras descubrir que trasladaba el cadáver del menor en el maletero de su coche, podría estar involucrada en otro caso de un menor fallecido. 

Las fuerzas de seguridad analizan ahora si Quezada tuvo algo que ver con la muerte de su hija de cuatro año, que falleció tras precipitarse por la ventana en 1996. Fue la pareja en ese momento de Ana Julia, que no era el padre de la niña, quien encontró su cuerpo.

En su día, el suceso se consideró como un accidente, y no se apuntó a la posibilidad de que Quezada estuviera ese día con la menor. 

Sin embargo, Policía Nacional y Guardia Civil han comenzado a revisar sus archivos.