Compartir

Así lo dijo el ministro durante su discurso en el acto para firmar el acuerdo con los sindicatos, que permitirá crear empleo neto, subir el salario hasta un máximo del 8,79% y recuperar la negociación colectiva en aquellas comunidades autónomas que cumplan con los objetivos de déficit público.

Montoro señaló que la “gran novedad” es que con “apertura de miras” se liga la evolución del salario público al crecimiento económico, y el sector privado “debería tomar nota”.

Hay crecimiento económico y es el momento, efectivamente, de que ese crecimiento económico cada vez revierta sus beneficios y sus frutos a quienes están protagonizando ese servicio“, destacó.

El titular de Hacienda y Función Pública apuntó que el acuerdo supone la devolución de la negociación colectiva “en aquellas administraciones que pueden negociar, que son las que están cumpliendo con los objetivos de estabilidad”, con la regla de gasto y que no presentan déficit público. “Estamos hablando de mucho contenido“, valoró Montoro, para agregar que “tenemos que seguir mejorando esa oferta de empleo público”.

En relación a la conciliación laboral, el ministro destacó que en este terreno “la función pública tiene que liderar“, después de que el pacto incluya una bolsa de horas con este fin. “No estamos hablando ni de diferencias ni de privilegios, estamos hablando de llevar adelante lo que es la propia condición de la sociedad española“, subrayó.

Finalmente, señaló que la negociación ha sido “posible y es factible por encima de las ideologías, que es lo que la sociedad nos está pidiendo que hagamos”.

Por parte de los sindicatos, el presidente de CSIF, Miguel Borra, destacó que “es el mejor acuerdo que podemos conseguir” y que “por primera vez en nueve años logramos un acuerdo salarial que nunca será suficiente, pero blindamos el poder adquisitivo y empezamos a recuperar parte de lo perdido”.

Mientras, el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, Julio Lacuerda, definió el acuerdo como “felizmente insuficiente” pero que “abre el camino” a una senda de recuperación de derechos y poder adquisitivo para los empleados públicos.

Lacuerda consideró que aunque el acuerdo no elimina la tasa de reposición, “nos hemos acercado muchísimo, además de haber puesto sobre la mesa una enorme precariedad que este acuerdo resuelve”. Para el coordinador del Área Pública de CCOO, Pepe Fernández, “hoy damos un paso” y “por primera vez en diez años se vuelve a suscribir un acuerdo” de carácter general.