Compartir

Esto tiene que ver con los roles que seguimos perpetuando en la familia y con quién se encarga de los cuidados; es lo que ven día a día”, explicó la coordinadora del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (Fad), Anna Sanmartín.

Según el 'Barómetro Juventud y Género 2017', son ellos quienes más relacionan a las mujeres con aspiraciones vinculadas al hogar y la procreación (58,2%), mientras que casi seis de cada diez chicas lo rechaza.

Además, los chicos ven a sus compañeras como personas inteligentes, sensibles, tiernas o estudiosas, atributos que asocian a la feminidad. Ellas, en cambio, se autodefinen como independientes, inteligentes o trabajadoras, lo que manifiesta una asociación de la feminidad por parte de los hombres con los roles tradicionales, según refleja el estudio.

Otro de los resultados es que, mientras una buena parte de los jóvenes comulga con valores del feminismo como la corresponsabilidad o la igualdad de oportunidades y de trato, no se identifican como tal y rehúyen del término.

En concreto, sólo el 23,6% de los chicos y el 46,1% de las chicas se consideran feministas, mientras que más de un 10% se coloca en una indefinición respecto a los valores del feminismo.

A juicio de Anna Sanmartín, esto ocurre porque “el término feminismo tiene mala prensa” y “hay que explicarlo mejor”. De hecho, las estadísticas que maneja el informe reflejan que los jóvenes “sí trabajan por la igualdad de derechos” o condenan cuestiones como la desigualdad salarial y el llamado 'techo de cristal'.

Aun así, así el 80% de los jóvenes está de acuerdo con que la lucha feminista debe estar liderada por los hombres y las mujeres, aunque un 15% de las chicas considera que el feminismo debe estar liderado únicamente por ellas, aunque con acompañamiento de los varones.

Para la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, uno de los datos más alarmante del estudio es que la mitad de las jóvenes españolas (53,1%) dice haber sufrido algún tipo de discriminación por ser mujer, la mayoría de ellas en la calle, en el ámbito laboral o en redes sociales.

En su mayoría, los jóvenes dicen ser conscientes de las “grandes desigualdades” que sufren las mujeres. De hecho, el 65,5% reconoce que las mujeres están fuertemente discriminadas a nivel salarial y casi el 60% cree que tienen más obstáculos a la hora de acceder a puestos de responsabilidad en las empresas o en la política y la esfera pública.

Pese a que existe un consenso prácticamente generalizado en que las tareas del hogar son compartidas, casi un 10% de los hombres aún considera que es un cometido principalmente de las mujeres, siendo una respuesta que, según los autores del estudio, suele proceder de chicos entre 20 y 24 años y pertenecientes a una clase socioeconómica alta o medio alta.