Compartir

Varios municipios valencianos podrían cobrar una tasa a aquellos vecinos que deseen tener un perro.

Tal y como informa 'valenciaplaza.com', la futura ley sobre bienestar y tenencia de animales de compañía de la Generalitat permitirá a los ayuntamientos imponer una tasa municipal por la tenencia y la cría de perros, así como limitar el número máximo de animales de compañía que se puedan tener en cada vivienda.

Lo recaudado iría  destinado a sufragar la aplicación de la propia normativa, con la que, previsiblemente, se encarecerían los gastos que soportan los ayuntamientos por el mantenimiento de los centros de acogida de animales.

El principal motivo de la aplicación de la nueva normativa es la prohibición, con carácter general, del sacrificio de estos animales. La situación actual sí permite el sacrificio de animales abandonados si no se consigue que sean adoptados.

Por el momento, el anteproyecto de ley se encuentra en una fase de consulta pública para el trámite de alegaciones.

Un proyecto de ley 'muy verde'

Tras la polémica generada, tanto Ramón Vilar, concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Valencia como Glòria Tello, titular de Cultura y Bienestar Animal, aseguran que se trata de una opción aún “muy verde”. Sin descartarla por completo, Vilar explica que la aprobación del nuevo impuesto requiere de un exhaustivo estudio previo y “desarrollar la ordenanza para aplicarla con rigor”.