Compartir

En la proposición se insta al Gobierno regional a que “solicite al Ministerio de Sanidad una evaluación de la medida de disfinanciación de 2012, revisando el listado de medicamentos en función de consideraciones médicas y de equidad”. También se propone “implantar un sistema de control del precio de los medicamentos no financiados y que se tomen medidas para rebajar el coste de aquellos a los que se les retiró la financiación en 2012″.

Además, se reclama al Ejecutivo regional “realizar un estudio sobre el impacto que provoca dejar de financiar estos medicamentos en el acceso a los mismos en la Comunidad de Madrid, así como a presentar en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid un plan para facilitar el acceso a los medicamentos desfinanciados a pacientes de la región en situación de especial necesidad médica y/o económica”.

El diputado socialista José Manuel Freire explicó que el Gobierno que preside Cristina Cifuentes “no puede desentenderse de las dificultades de miles de pacientes madrileños para pagar el 100% de los medicamentos que el Ejecutivo de Mariano Rajoy sacó de la financiación pública en 2012″.

Señaló que esto es “especialmente importante porque estos medicamentos han incrementado de media su precio en un 75% y algunos lo han triplicado”. Asimismo, informó de que en 2012, el Sistema Nacional de Salud quitó la financiación a más de 417 medicamentos, la mayoría para problemas habituales como la sequedad ocular, la acidez gástrica, tos, diarrea o trastornos de la piel, entre otros, utilizados principalmente por pacientes mayores, pensionistas, o con enfermedades crónicas y aseguró que esto “ha provocado que el precio de estos medicamentos se haya incrementado un 75%“.

Por ello, indicó que “hay colectivos como los jubilados que, además de ver sus pensiones prácticamente congeladas, han de hacer frente al pago de medicamentos que en muchos casos no pueden adquirir por no poder pagarlos”.