Compartir

La Guardia Civil ha detenido en la provincia de Cádiz a tres personas y declarado como investigadas a otras dos, entre los que hay submarinistas y empresarios del sector de la arqueología, por apropiarse de bienes de yacimientos que explotaban con la preceptiva autorización administrativa.

Según informó el Instituto Armado, en el marco de la 'operación Versos' se han recuperado numerosos bienes arqueológicos, entre los que están una estela funeraria visigoda, una campana de navío y dos cañones de bronce, que ya se han depositado en el Museo de Cádiz.

Los tres arrestados y los dos investigados están acusados de delitos sobre el patrimonio histórico, blanqueo de capitales y apropiación indebida y receptación. También se han realizado 10 registros entre domicilios, garajes y embarcaciones, donde se ha encontrado material de submarinismo y un dispositivo para inspeccionar a distancia el fondo del mar.

La operación se inició al detectar la Benemérita una supuesta venta de objetos arqueológicos expoliados, en la que estarían implicados posiblemente buceadores de la provincia de Cádiz. Avanzada la misma, quedaron rápidamente constatadas las vinculaciones de estos buceadores con empresarios relacionados profesionalmente con yacimientos arqueológicos en esa misma provincia.

HALLAZGOS NO COMUNICADOS

De esta manera pudo conocerse que los citados empresarios habrían hallado una estela funeraria de origen visigodo en el yacimiento arqueológico que gestionan y que, al parecer, este hallazgo no habría sido comunicado a las autoridades responsables del patrimonio en la Junta de Andalucía, además de haber sido hallada durante una fase en la que la explotación no contaba con los permisos preceptivos para llevar a cabo esas obras.

Entre los objetos intervenidos destacan, además de la estela funeraria visigoda, cuya importancia radica en los escasos restos de origen visigodo existentes en la zona, una campana de bronce, posiblemente procedente de un naufragio inglés, con la inscripción WB 1680.

Los arrestados también encontraron un astrolabio de bronce, dos cañones pedreros de bronce que ya habían sido extraídos, además de numerosas ánforas, monedas y otros objetos pendientes de catalogación y valoración por el Centro de Arqueología Subacuática y por el Museo de Cádiz, lugar donde ha sido depositado todo lo intervenido y donde se le realizará el tratamiento necesario para su óptima conservación.