Compartir

KFC vuelve a verse en problemas después de que la “falta de pollo” le obligara a cerrar más de 700 restaurantes en todo el Reino Unido. El motivo era un “problema logístico” de la empresa DHL, encargada del transporte de las materias primas. Ahora, la cadena de comida rápida se ha quedado sin existencias de salsa en Inglaterra.

La 'BBC' se ha hecho eco de esta noticia, que ha provocado la indignación en Twitter de los clientes más habituales, hartos de los continuos problemas que está sufriendo la cadena de restauración. Comentarios como “Esta Inglaterra: calamidad para todos” o “KFC se ha quedado sin salsa: espero que todos los que votaron por el Brexit estén contentos” son algunos ejemplos de enfado.

Ante las numerosas quejas recibidas, la cuenta oficial de KFC británica de atención al cliente pidió perdón a una usuaria que denunciaba un pedido que no pudo realizar. El servicio alegó que “tratarán de buscar una solución a este problema de servicio que impide que haya artículos que no estén disponibles”.

Un portavoz de la compañía confirmó los problemas de logística que padecen, aunque la situación no es tan compleja como con la falta de pollo: “El 97% de los restaurantes están abiertos. Debido a los constantes desafíos de DHL está experimentando, estamos ofreciendo un menú reducido”.