Compartir

Un hombre, de 37 años, que asesinó a una mujer, descuartizó su cadáver y esparció sus restos, introducidos en maletas, por diferentes ciudades del país, ha sido condenado a muerte por el Tribunal de Apelación de Rabat.

Tal y como informa el diario Al Masae, los hechos se remontan al año 2016, cuando el acusado acabó con la vida de su amante, de 36 años, en la ciudad de Salé

Posteriormente, con la ayuda de una sierra, descuartizó su cuerpo que repartió, introducido en maletas, en diferentes puntos del país..

La investigación policial acabó con su detención, gracias a unos trabajadores que encontraron una maleta abandonada en la estación de trenes de  Marrakech, en cuyo interior se hallaron restos de un cuerpo humano.

El mismo día, otras maletas fueron descubiertas en diferentes partes de Marruecos, todas con restos que pertenecían a la misma mujer. 

El hombre pudo ser arrestado cuando se identificaron las huellas digitales que  dejó en el cadáver. En el frigorífico de su apartamento se encontraron todavía más restos de la mujer.

Desde 1994 ningún preso ha sido ejecutado en Marruecos.