Compartir

El temporal que estos días afecta a buena parte de España, incluidos los archipiélagos, ha dejado importantes nevadas que ahora dan paso a lluvias intensas y fuertes vientos.

Así, en las provincias de Málaga y Granada podrían acumularse hasta 30 litros por metro cuadrado en una hora, y las rachas de viento podrían alcanzar los 90 km/h en puntos de Andalucía, Extremadura y Canarias.

Además, se espera fuerte temporal marítimo en las costas de Andalucía, Canarias y en la zona del Ampurdán (Girona). Las olas podrían alcanzar los seis metros de altura en estas áreas.

Respecto de las lluvias intensas, Protección Civil indicó que los conductores deben disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua, así como circular preferentemente por carreteras principales y autopistas.

Cuando llueve de manera torrencial, recalca que existe riesgo de inundación, por lo que recomendó no atravesar con el vehículo ni a pie los tramos inundados porque se desconoce lo que puede haber debajo del agua, ni intentar salvar el automóvil en medio de una avenida.

Para quienes se encuentren en el campo, Protección Civil aconsejó alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, y evitar del cruce de vados inundados, así como dirigirse a los puntos más altos de la zona.

Ante los fuertes vientos, Protección Civil señaló que conviene asegurar puertas, ventanas y todos los objetos que puedan caer a la vía pública, además de alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. En el caso de ir por la carretera, recomendó extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruces con vehículos pesados en carreteras de doble sentido.

Y sobre los vientos costeros, aconsejó alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes, no poner en riesgo la vida por intentar captar imágenes espectaculares del fuerte oleaje, tener en cuenta que el mar adquiere condiciones extraordinarias en esas situaciones y puede arrastrar a personas, y evitar estacionar los vehículos en lugares que puedan verse afectados por las olas.