Compartir

La presidenta del Parlamento de Extremadura, Blanca Martín, ha obligado a ponerse patucos de plástico a un grupo de 60 estudiantes que visitaron la Asamblea de Extremadura. La justificación a esta medida es la reciente instalación de una nueva moqueta que cubre buena parte del hemiciclo. Los niños recorrieron así la Cámara junto a los profesores sin manchar el suelo.

Sin embargo, lo que llamó la atención fue que Martín no los llevó puestos. El resultado fue una escena curiosa, en la que los niños no podían pisar donde querían con sus zapatos, llevando las fundas de plástico, mientras que la presidenta del Parlamento sí.

Foto: PP de Extremadura

El PP rechaza rotundamente lo ocurrido

El Grupo Parlamentario Popular (GPP) ha mostrado su completo rechazo a que se obligue a llevar patucos de plástico a los escolares que visitan la Asamblea de Extremadura. 

La portavoz del GPP, Cristina Teniente, ha manifestado su indignación por un hecho que “aleja a la sociedad extremeña de las instituciones y de los políticos”, ya que a estos sí se les permite entrar con su calzado habitual. Para Teniente, se trata de un gesto “especialmente chirriante” sobre todo cuando se les impone a niños, que visitan las instituciones públicas para conocerlas y familiarizarse con ellas, pero se está lanzando un mensaje “contradictorio y elitista”.