Compartir

Los embalses acumulan ahora 24.413 hectómetros cúbicos (hm3) de agua, esto es, 336 hm3 más que hace una semana, pese a que las precipitaciones fueron escasas en los últimos siete días, con el valor máximo registrado en San Sebastián, donde se recogieron 50,8 litros por metro cuadrado.

Según los datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente el nivel de agua embalsada en la actualidad es el más bajo de los últimos 23 años, puesto que los pantanos registraron en la novena semana de 1995 un 43,08% de su capacidad total. Después, los niveles siempre han ido oscilando año a año, con un máximo del 82,51% en 2014 y el mínimo de ahora, con un 43,54%.

El registro histórico, que comienza en 1990, indica que sólo en 1992 (40,29%), 1993 (41,15%) y 1995 (43,08%) hubo menos agua embalsada que actualmente. Por el contrario, 2014 consta como el año con la reserva hidráulica española más elevada (82,51%), seguido de 2011 (79,54%) y 1998 (78,23%).

La situación actual es la más crítica nunca registrada desde 1990 en las cuencas del Duero (39,36%) y del Tajo (37,62%). Por el contrario, los embalses del Cantábrico oriental estan en su maximo histórico (93,15%).

Por otro lado, nueve de las 16 cuencas hidrográficas están ahora por debajo del 50%, concretamente el Segura (16,30%), el Júcar (26,82%), la cuenca mediterránea andaluza (30,24%), el Guadalquivir (32,99%), el Tajo (37,62%), el Guadalete-Barbate (39,31%), el Duero (39,36%), el Guadiana (43,57%) y las cuencas internas de Cataluña (47,86%).

Los niveles más altos de agua embalsada en la actualidad corresponden a las cuencas internas del País Vasco (95,24%); el Cantábrico Oriental (93,15%); el Cantábrico Occidental (77,41%); Galicia Costa (77,19%); Tinto, Odiel y Piedras (75,11%); el Ebro (67,23%), y el Miño-Sil (61,58%).

La reserva hídrica actual se sitúa un 34,5% por debajo de los niveles de la media de la última década, que es de 37.294 hm3 de agua, y un 24,8% menos respecto a hace un año, cuando había 32.476 hm3.