Compartir

Un camionero de nacionalidad búlgara falleció el pasado viernes a causa de un ataque al corazón. El conductor quedó atrapado en un camino rural del municipio vizcaíno de Elorrio por culpa del GPS.

El departamento de Seguridad del Gobierno vasco reconoce que el conductor siguió las indicaciones de su GPS y por ello siguiendo un camio rural quedó atrapado. El camión se llevó por delante parte del techo de un caserío. La Ertzaintza inmovilizó el vehículo por lo que el conductor tuvo que pasar la noche dentro. Al día siguiente, fue encontrado sin vida.

Según informan fuentes de la Policía Municipal de Elorrio, el cuerpo del conductor no presentaba signos de violencia, por lo que la muerte se debió a una causa natural. Una vez encontrado, el fue trasladado al Instituto Vasco de Medicina Legal donde se certificó su muerte.