Compartir

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cree que proponer como candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña a Jordi Sànchez, en prisión preventiva acusado de graves delitos, es “apostar por seguir liándola”.

En una entrevista en TVE recogida por Servimedia, aseguró que la apuesta de los independentistas por Jordi Sànchez demuestra que no tienen “ninguna voluntad de enmienda” para regresar a la normalidad democrática, porque se trata de la persona que estaba “pisoteando” los coches de la Guardia Civil mientras los agentes eran rodeados en la Consejería de Economía de la Generalitat durante una manifestación.

Apostar por él “es tanto como apostar por seguir liándola”, dijo Rivera, que ve en esa propuesta un intento de “alargar” y “cronificar” un proceso que está “muerto” pero que aún puede generar problemas.

De hecho, juzgó “un error” que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quite hierro al plantón que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, dieron al Rey en la inauguración del Mobile World Congress, porque la situación es “muy grave” y vienen años en los que el nacionalismo será “el principal problema de España”. O los constitucionalistas “nos damos la mano y nos conjuramos”, alertó, o gestionarlo será “muy complicado”.

Rivera denunció el “espectáculo lamentable” de cargos públicos “irresponsables” que cobran su sueldo de todos los ciudadanos pero con su actitud “perjudican” una inversión de la importancia del Moble Wordl Congress, y celebró que el jefe del Estado esté “siempre apoyando a Barcelona”.

Reprochar al Rey que no haya mediado, dijo Rivera, es tanto como haberle reprochado a su padre, Juan Carlos I, que no mediara “entre Tejero y Suárez”. Los cargos públicos no pueden ir en contra del Estado de Derecho, tienen que defenderlo, precisó, y la única “mediación” posible en este caso es que los “golpistas” acaten la ley y se pueda celebrar con normalidad en el Parlamento.

Rivera considera que el descenso del apoyo independentista en las encuestas se debe en parte a que las consecuencias económicas “se están empezando a palpar”, pero aún así pidió no “menospreciar” el 41% de independentistas que sigue habiendo en Cataluña según esos sondeos, porque se trata de un “problema crónico” cuya única solución es un proyecto ilusionante.

En ese sentido, se mostró convencido de que los independentistas atacan al Rey porque simboliza una nueva etapa en España, es la persona “mejor valorada” por los ciudadanos y una España “moderna y avanzada” que deje atrás la corrupción, como la que encarna Felipe VI, es “el peor de sus enemigos” para el independentismo.

Rivera reiteró también que Ciudadanos no respaldará un pacto educativo que no garantice el castellano como lengua vehicular en toda España, y denunció que en ese ámbito el Gobierno tiene “un lío importante” y el propio ministro, Íñigo Méndez de Vigo, reconoce que “no sabe cómo hacerlo”. Ofreció la ayuda de Ciudadanos para solventar “la chapuza de Wert” tumbada por el Tribunal Constitucional y rechazó “que se juege con ésto como cartucho electoral cuando es un tema crucial en la educación de nuestros hijos”.