Compartir

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, dijo en los pasillos del Congreso al ser preguntado por la decisión de la dirección de ARCO de retirar una exposición sobre “Presos políticos” del artista Santiago Sierra que se iba a exhibir en el stand de Helga de Alvear que es “una vergüenza que haya censura en ARCO”.

Bienvenidos a Turquía, al régimen de Erdogan“, dijo Tardà. “¡Cuánta hipocresía!”, exclamó, convencido de que es “una vergüenza” tener que asistir a lo que es un “ejercicio de censura” que no quieren reconocer como tal porque saben que provocaría “sonrojo”.

Argumentan por ello que quieren “evitar la polémica“, obviando que arte contemporáneo y polémica “van unidos” y que la validez del arte contemporáneo es “romper” los estándares y abrir “nuevos senderos” en el mundo de la creación artística.

ERC considera que la libertad de expresión “tiene que prevalecer”, incluso asumiendo que el debate es “complejo” y que la libertad de uno termina donde empieza la de los otros. En caso de duda, “siempre tiene que prevalecer la libertad de expresión“, y por ello pidió una rectificación para “evitar que se les caiga la cara de vergüenza”.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, dijo que “no es compatible con la democracia que determinados temas no se puedan tocar”, como el hecho de defender que en España existen “presos políticos”, como se iba a exhibir en esta feria de arte contemporáneo y que es obra del artista Santiago Sierra.

Y esto ocurre, dijo, mientras “Rajoy aparece en los 'papeles de Bárcenas' como receptor de cobros ilegales o un inspector de la UDEF dice que indiciariamente Rajoy cobró sobresueldos” y “el PP está sentado en el banquillo de los acusados por financiación ilegal“.

Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid y miembro de IFEMA, también se ha pronunciado a través de las redes sociales y a dicho que “rechaza la retirada de cualquier obra de arte” y que han “pedido una junta extraordinaria para que se modifique esta decisión“.