Compartir

La Policía Nacional acudió a un domicilio en Gijón después de que una mujer avisara de que no le dejaban entrar en su casa. Dentro de la casa se encontraba el hijo de la mujer, de 25 años que estaba dando una fiesta y no dejaba entrar a su madre. Los agentes acudieron al lugar de los hechos y se encontraron con que la música estaba muy alta y que había varias personas en la casa ya que se escuchaban varias voces.

Cuando el joven abrió la puerta, la mujer obligó a los amigos de su hijo a abandonar la casa y el joven se enfrentó a los agentes de la Policía, hecho por el que fue arrestado por atentado a agente de la Autoridad. El joven de 25 años contaba ya con antecedentes penales por lesiones y delitos contra el patrimonio.