Compartir

El deporte rey tiene contados sus días en los recreos de los colegios españoles.

'El Día sin balón' es una iniciativa que se está extendiendo por cada vez más centros de nuestra geografía. El fútbol quedará prohibido durante un día a la semana para fomentar otras actividades.

“El fútbol generaba muchos conflictos y peleas entre alumnos. Decidimos que el viernes fuera el día sin fútbol y los otros cuatro días se reparte el uso del campo por cursos. Los viernes repartimos otros materiales y pelotas de otros deportes, como baloncesto, raquetas, cuerdas o malabares. Estamos muy contentos, tanto los profesores como los alumnos. La convivencia ha mejorado mucho, los niños disfrutan y desarrollan otras habilidades”, explica Sonia Pérez, profesora de Educación Física y tutora de 6º en el colegio Belia de Belchite, tal y como recoge 'Heraldo.es'.

El cambio, además de polémico, no es fácil: “En nuestro patio había cinco zonas para jugar a fútbol y este curso lo hemos limitado a la mitad. Al principio fue un punto de fricción, porque la mayoría jugaba al fútbol en el recreo. Pero hemos ganado espacio para otras actividades. El patio es ahora más plural y diverso. Proponemos juegos cooperativos y torneos de otros deportes como datchball, kinball o disco volador“, comenta Ángel Navarro, profesor de Educación Física en el colegio María Moliner

“El fútbol es un deporte muy popular y la actividad principal en los patios escolares, salvo que haya una intervención. No estoy a favor de su prohibición, pero desde el punto de vista educativo tenemos que reequilibrar esta situación y plantear alternativas. El fútbol genera en los colegios una competitividad excesiva y excluye a los niños o niñas a los que no les gusta. El diseño de los patios no ayuda, porque están pensados básicamente solo para el fútbol. Los patios deberían combinar zonas deportivas y espacios naturales que permitieran otras vivencias y actividades. Hace falta una normativa clara sobre el diseño de los patios escolares y que los centros de nueva construcción no repitan los errores del pasado”, continúa Navarro.