Compartir

El equipo médico del Área del Corazón Infantil del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid ha dado el alta hospitalaria a Carla, la primera niña en España que ha recibido un trasplante cardíaco infantil de un donante con un grupo sanguíneo distinto al suyo.

Según informó este jueves el centro hospitalario, la pequeña Carla “se encuentra muy bien y podrá irse a casa con un tratamiento similar al de cualquier otro niño que haya recibido un trasplante de corazón. La única peculiaridad es que si en algún momento de su vida necesita una transfusión deberá recibir plaquetas y plasma del grupo AB, para evitar un rechazo del órgano trasplantado”.

Este hospital ha diseñado un carnet que identifica a Carla como receptora de un corazón con un grupo sanguíneo distinto al suyo, y documentación para que sus médicos y enfermeras tengan información de este hecho, además de sus pertinentes informes médicos y de enfermería.

Carla es una bebé que fue diagnosticada ya en el útero de su madre de una malformación cardíaca severa y en la que no se desarrolló el ventrículo izquierdo. Desde Extremadura fue derivada al Hospital Gregorio Marañón como centro nacional de referencia para el tratamiento de cardiopatías congénitas y de trasplante cardíaco infantil.

En un comunicado, el hospital explicó que el trasplante AB0 incompatible está dirigido a los niños más pequeños, generalmente menores de un año, que necesitan un corazón. Actualmente en España, para la realización de un trasplante cardíaco se requiere compatibilidad de grupo sanguíneo entre el donante y el receptor. De no ser así, en el momento del implante se produciría un rechazo hiperagudo que da lugar al fallo del órgano.

Además, en los niños también hay que contemplar que el tamaño del corazón sea el adecuado para que quepa en el tórax. Gracias a la implantación de un programa de Trasplante AB0 Incompatible ahora es posible realizar un trasplante de corazón en un bebé valiéndose de que los niños nacen sin anticuerpos frente al grupo sanguíneo y se mantienen en niveles bajos hasta los 15 meses de vida.