Compartir

La Audiencia Nacional ha decretado el ingreso en prisión de los ex dirigentes de la compañía especializada en inversión de sellos y bienes tangibles Afinsa, y les ha dado un plazo máximo de diez días para entrar en la cárcel. La antigua cúpula fue condenada en 2016 por delitos como estafa agravada, insolvencia, blanqueo, falsedad contable y delito contra la Hacienda Pública.

Sin embargo, el Tribunal Supremo decretó la condena en diferentes penas de prisión. El ex presidente Juan Antonio Cano, estará ocho años y siete meses en prisión en lugar de 12 años, como estaba previsto en la sentencia del juicio que se celebró hace año y medio. La misma condena se ha fijado para el fundador Albertino de Figuereindo, su hijo Carlos y Vicente Martín. A estos tres se les ha condenado por estafa, falsedad contable e insolvencia punible.

Por otra parte, Emilio Ballester ha sido condenado a ocho años y cuatro meses por cooperar junto con la directiva de la compañía, mientras que Francisco Guijarro Lázaro ha sido condenado a dos años y a un pago de 17,7 millones de euros por blanqueo de capitales. 

Los únicos que han sido absueltos como partícipes a título lucrativo son Ramón Egurbide, y Ruben y Natalia Guijarro, hijos de Francisco Guijarro. La sentencia de la Audiencia Nacional reconoce que los clientes se limitaban a seguir los pasos de los agentes comerciales de Afinsa “hasta hacer caer a familiares y amigos en la red especulativa tejida por los administradores de la compañía”. Además añade que el negocio de recompra de sellos por parte de la empresa era “inviable” ya que generaba “déficit patrimonial”.