Compartir

El padre de una menor de 11 años se hizo pasar por su hija en un chat de Whatsapp para dar con un pedófilo que, previamente, había contactado con la pequeña y la había enviado fotos y comentarios con contenido sexual.

El acosador fue identificado como G.A, de 29 años que, incluso conociendo la edad de la niña, la había enviado fotos de su miembro, acompañadas con comentarios sexuales en los que pedía a la niña fotografías en las que apareciese vestida con poca ropa.

La menor le contó a su padre, Walter Martín Rodríguez, la situación que estaba viviendo. A partir de ahí decidió hacerse pasar por su hija en el chat para dar con el acosador y consiguió cerrar una cita para mantener un encuentro sexual.

 “Les decís que vas a ver a una amiga, yo soy de Palermo capital”, le escribió Acosta por el chat.

Padre y acosador quedaron en una esquina del barrio Villa Crespo, en el centro de la ciudad de Buenos Aires (Argentina).

“Primero me dijo que vaya a su casa y me pasó la dirección, después que a su casa no podíamos ir porque estaba su mamá y que nos veamos en la esquina de la concesionaria de autos”, contó el padre de la menor a medios locales, según publica 'Tele13'.

Para poder identificar al acosadorMartín Rodríguez le pidió que le enviara una fotografía. El padre esperó durante unos 20 minutos a que el agresoracudiera al lugar de la cita. Cuando llegó, fue sorprendido y golpeado duramente por el padre de la pequeña.

“La verdad es que fui a matarlo (…) No lo pensé, estaba sacado. Me separó la policía sino lo dejaba bobo“, comentó el progenitor a 'Minuto Uno'.

“La verdad es que mucho no lo pensé, quería saber hasta dónde podía llegar. Yo le decía que tenía 11 años, la edad de mi hija y él me mandaba fotos de su miembro y me decía que no importaba que él iba a ser mi profesor y me iba a enseñar. Cualquier padre que se ponga en mi lugar hubiera hecho lo mismo“, sentenció.

Ambas personas fueron detenidas por efectivos policiales, pero posteriormente fueron puestos en libertad

El caso de acoso fue denunciado a la justicia, que inició una investigación por el delito de grooming (acoso virtual a menores). Además, abrió una causa contra el padre por el delito de lesiones al hostigador.