Compartir

ERC y el PDECat negaron este miércoles de manera tajante que hayan roto sus relaciones y este último partido aseguró que “nadie desea” una nueva convocatoria electoral en Cataluña y que ambos trabajarán para que “las cosas funcionen de manera adecuada”.

En los pasillos del Congreso de los Diputados, el portavoz del PDECat, Carles Campuzano, expresó su confianza en que ambas formaciones sean “capaces de continuar trabajando” en Cataluña para investir “pronto” a un nuevo presidente de la Generalitat.

Unas nuevas elecciones, dijo, “nadie las desea”. Por ello, Campuzano llamó a la “responsabilidad” conjunta para que “las cosas funcionen de manera adecuada” y haya “pronto” un nuevo Gobierno. A este respecto, el diputado del PDECat Ferran Bell subrayó que las relaciones “no están rotas” con ERC.

También fueron preguntados por esta cuestión el portavoz de ERC, Joan Tardà, quien dijo que “en absoluto” hay una ruptura con el partido al que pertenece Carles Puigdemont, y el diputado Gabriel Rufián, quien afirmó con sorna que si le dieran “un euro” cada vez que le preguntan por un posible distanciamiento, ya sería rico.