Compartir

Algo está pasando en Venezuela. Además de la situación política por la que atraviesan, en la calle se vive el nerviosismo de los ciudadanos venezolanos. El último caso registrado es una discusión entre un joven de 17 años y dos vecinos -padre e hijo- que, por 500.000 bolívares, terminó con el asesinato de Yerson Eladio, de 17 años. 

Los medios locales registraron que, al parecer, tras las confesiones, se ha llegado a la conclusión de que la discusión comenzó por dinero, precisamente en casa de Yerson.

Según el informe policial registrado, el adolescente explicaba su postura cuando el padre de su amigo le propinó un fuerte golpe en la cabeza con un tubo. Perdió entonces el conocimiento. Una vez inconsciente, padre e hijo, junto a dos primas del asesinado, menores de edad. 

Después, cortaron su cuerpo en pedazos y lo quemaron. Están saliendo informaciones de que, además, asaron y se comieron las mejillas, los brazos, los glúteos y los muslos del joven. 

Según cuenta el periódico Notitarde, después de descuartizarle, enterraron los huesos de Yerson en una fosa al lado de una montaña.

No todo termina aquí. El grupo de criminales trató de quemar los huesos para hacerlos cenizas. Sin embargo, no lo consiguieron. Lo familiares de Yerson denunciaron la desaparición. Posteriormente padre e hijo fueron localizados y obligados a confesar. Lo hicieron ante los propios parientes del chico, que también terminaron denunciaron el asesinato al Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística.

La condena todavía no se conoce.