Compartir

El temporal de nieve que azota el norte y el este de la península mantuvo al comienzo de esta tarde 74 tramos de carreteras sin circulación de vehículos, entre ellos carreteras nacionales en Castellón y Teruel, y restringió el tráfico en cerca de 700 kilómetros de la red principal, cuando a las 10.00 horas había casi 1.200 kilómetros afectados.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el estado de las carreteras, recogidos por Servimedia a las 13.00 horas, en ese momento había 360 tramos de carreteras afectadas por la nieve o el hielo, de los cuales 74 estaban cerrados a la circulación de vehículos (nivel negro), en 129 era necesaria la utilización de cadenas o llevar neumáticos de invierno (rojo), en 56 había restricciones a los camiones (amarillo) y en 101 la nieve en la calzada condicionaba el tránsito (verde).

Un total de 73 tramos de carreteras pertenecían a la red principal y las nevadas complicaban la circulación en 703 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado.

La acumulación de nieve en la calzada obligó a las autoridades a cerrar al tráfico en 126,6 kilómetros de la red principal, repartidos en tramos en Teruel (N-211 en Cosa, N-232 en Torre de Arcas y N-420 en Perales del Alfambra) y Castellón (N-232 y N-232a en Morella).

Con el nivel rojo (es decir, los coches pueden ir a 30 km/h y con cadenas o neumáticos de invierno y está prohibida la circulación de camiones, autobuses y vehículos articulados) había 243 kilómetros de carreteras nacionales distribuidos en seis provincias, entre ellos los puertos de San Glorio (N-621) tanto en su vertiente cántabra como leonesa; Pajares (N-630); en el lado asturiano y el leonés, y Pontón (N-625), en León.

También era obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno en carreteras nacionales de Teruel (N-211 en Montalbán, N-234 en San Martín del Río y N-330 en Libros), Castellón (N-232 en Morella y N-234 en Barracas) y Tarragona (N-420 en Gandesa).

RESTRICCIONES A CAMIONES

Además, había nivel amarillo (esto es, prohibición de circulación a camiones y vehículos articulados, y coches y autobuses a un máximo de 60 km/h) en 333,5 kilómetros de carreteras nacionales de ocho provincias del norte, el centro y el este de la península.

En esta situación había vías del centro repartidas en Cuenca (N-330 en Landete), Guadalajara (N-211 en Maranchón), así como en otras en el este, concretamente en Valencia (N-330 en Ademuz y N-420 en Castielfabib), Teruel (A-23 en Ferreruela de Huerva y N-211 en Monreal del Campo) y Castellón (A-23 en Viver), y una en el norte, en Palencia (N-611 en Canduela).