Compartir

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró este martes que la situación en Cataluña “está ya dando los últimos estertores” y va “de ridículo en ridículo hasta el ridículo final”.

De esta manera valoró Sáenz de Santamaría, en una entrevista en Telecinco recogida por Servimedia, el acuerdo entre los independentistas para intentar una Presidencia simbólica, que asuma Carles Puigdemont, y otra real que ocupe alguien presente en Cataluña.

En reiteradas ocasiones calificó de “ridiculez” todo lo que se está produciendo en los últimos días en Cataluña, a la vez que trasladó la idea de que “esto está llegando a su fin”. “Es ridículo todo y sólo pido un poco de respeto para Cataluña”, añadió.

Además, tachó de “imposible” la opción de la Presidencia simbólica, porque no se trata más que de “salvarle el tipo a un señor que ha incumplido la ley y, lejos de dar cuentas a la Justicia, se ha fugado”.

En este sentido, indicó que el frente independentista está buscando un “aparcamiento” para el expresident, porque “esto no tiene ningún remedio para Puigdemont”.