Compartir

El temporal que azota amplias zonas del norte y el sureste peninsular aumentó esta mañana a 385 los tramos de carreteras afectadas por nieve o hielo en la calzada, de las que 54 se encontraban cerradas al tráfico y en 132 era obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno para los coches.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el estado de las carreteras, recogidos por Servimedia a las 11.00 horas, en ese momento había 54 tramos de carreteras cortadas a la circulación de vehículos (nivel negro), en 132 era necesaria la utilización de cadenas o llevar neumáticos de invierno (rojo), en 105 había restricciones a los camiones (amarillo) y en 27 la nieve en la calzada condicionaba el tránsito (verde).

Un total de 92 tramos de carreteras pertenecían a la red principal, aunque ninguno de ellos estaba cerrado al tráfico. Las nevadas complicaban la circulación en más de 1.750 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado.

Con el nivel rojo (es decir, los coches pueden ir a 30 km/h y con cadenas o neumáticos de invierno y está prohibida la circulación de camiones, autobuses y vehículos articulados) había casi 490 kilómetros de carreteras nacionales repartidos en ocho provincias, entre ellos los puertos de San Glorio (N-621 en su vertiente cántabra y leonesa) y Pajares (AP-630 en el lado asturiano y el leonés).

También era obligatorio el uso de cadenas o neumáticos de invierno en carreteras nacionales de Huesca (N-260 en Montanuy y en Fiscal), Teruel (N-211 en Montalbán y N-234 en San Agustín), Asturias (AP-66 en El Moclín), Girona (N-260 en Ribes de Freser y en Isovol), Lleida (N-260 en Belver de Cerdanya y en El Pont de Suert) y Castellón (N-232 y N-232a en Morella).

NIVEL AMARILLO

Además, había nivel amarillo (esto es, prohibición de circulación a camiones y vehículos articulados, y coches y autobuses a un máximo de 60 km/h) en más de 1.260 kilómetros de carreteras nacionales de 10 provincias del norte y el sureste de la península.

En esta situación había vías del sureste repartidas en Cuenca (A-31 en Atalaya del Cañavate, A-40 en Zarza de Tajo, A-43 en Vara de Rey, N-301 en Mota del Cuervo, N-310 en San Clemente, N-330 en Talayuelas y N-420 en La Almarcha), Albacete (A-30 en Tobarra, A-43 y N-310 en Villarrobledo, N-301 en Minaya, N-322 en Alcaraz y N-430 en Ossa de Montiel) y Castellón (A-23 y N-234 en Barracas, y N-232 en Morella).

Lo mismo ocurría con carreteras nacionales del centro y el norte, como Madrid (A-3 entre Fuentidueña de Tajo hasta la localidad conquense de Minglanilla), Lleida (N-260 en Soriguera), Burgos (N-623 en Virtus), Cantabria (N-611 en Mataporquera), Zaragoza (A-23 en Lechón y N-234 en Daroca), Teruel (N-211 en Montalbán, N-232 en Monroyo y N-420 en Teruel) y Huesca (N-230 en Sopeira y N-260 en San Martín de Solana).

TRENES Y AEROPUERTOS, LIMITADOS Y PARCIALMENTE CERRADOS

Aena ha informado de que una de las cuatro pistas del Aeropuerto de Barajas permanecerá cerrada en las próximas horas. Según informa Iberia, el proceso de deshielo de un avión puede durar entre tres minutos y una hora. Por otro lado, la velocidad de los AVE también se ha visto reducida a 160 km/h.

Por su parte, la M-40 de Madrid ha cerrado el acceso a camiones durante la mañana del lunes.