Compartir

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid rechazó este miércoles una proposición del PP que defendía la prisión permanente revisable, con los votos en contra de Ahora Madrid y el PSOE y la abstención de Ciudadanos e incluso de un concejal popular, Luis Miguel Boto, según fuentes populares por error con el dispositivo de voto electrónico.

El portavoz del PP, José Luis Martínez-Almeida, citó ejemplos de asesinos y violadores para preguntar a los grupos municipales si quieren verles en la calle habiéndose reinsertado e integrado en la sociedad o sin haberlo hecho. Pidió a los concejales que votaran pensando en las víctimas y aseguró que no se trata de venganza sino de justicia. Además, defendió que la prisión permanente revisable existe en los principales países europeos salvo Portugal, y que está avalada por el Tribunal Penal Internacional y otros juristas del mundo.

El tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, contestó que nos jugamos mucho cuando se cuestiona el modelo de convivencia, que ha hecho de España y Madrid dos sitios con criminalidad excepcionalmente baja, 20 puntos por debajo de la media europea, y negó autoridad a la mayoría social porque tampoco la tendría si pidiera la pena de muerte. Atribuyó el endurecimiento legal a una “estrategia demagógica, oportunista” y de “interés partidista” que retrotrae al siglo XIX. “Esta ciudad no se merece una política criminal de telediario”, denostó.

Valiente rechazó la apelación del PP a que la mayoría social defiende la prisión permanente revisable y la de que otros países la tienen, asegurando que lo propio del mejor patrimonio europeo es la reinserción, y que la prisión permanente revisable no ayudaría a las víctimas ni a la sociedad.

La concejala de Ciudadanos Silvia Saavedra subrayó que no corresponde al Ayuntamiento, sino al Congreso de los Diputados, debatir un tema de legislación penal y procesal. Expresó su apoyo a las víctimas, pero defendió la abstención de Cs en el Congreso señalando que está pendiente un recurso contra la prisión permanente revisable presentado ante el Tribunal Constitucional, igual que en Alemania no se aprobó hasta que no lo avaló su tribunal homólogo.

En nombre del PSOE, Ramón Silva pidió que la repulsa de los crímenes no lleve a los concejales a “perder la cordura“, interpretó que el que una mayoría pida la prisión permanente revisable no puede superponerse a los derechos fundamentales, negó que la legislación penitenciaria española sea indulgente con los criminales y aseguró que hay recursos suficientes para hacerles frente.

Almeida insistió en poner a las víctimas en el centro de la política, acusando a Valiente de poner por delante a los agresores y reprochándole haber deplorado la pena de muerte pero no en Cuba. Insistiendo en que los principales países europeos tienen la prisión permanente revisable con el apoyo de sus partidos de izquierda, y, parafraseando el viejo dicho, señaló que la izquierda civilizada “empieza en los Pirineos”. Dirigiéndose a Cs, les recomendó hacerse “mayores de edad” y no abstenerse en estos temas.

Valiente cerró el debate acusando al PP de quedarse solos en su sectarismo y “deriva populista”, dijo que este tema no es de derechas o izquierdas y que hay personas de ambas tendencias en un sector ideológico y otro, y presentó la cuestión como un tema de civilización, por lo que emplazó al PP a no actuar en este tema “como una turba”, y pidió por ello el voto individual a la propuesta del PP, a lo que Almeida reaccionó diciendo que sí con la cabeza.