Compartir

Para los responsables de una página web, incrementar el número de visitas constituye el principal caballo de batalla. Y en eso juegan un papel fundamental las estrategias SEO, que permiten que Google localice nuestra web y la posicione en lo más alto a la hora de ofrecer los resultados de una búsqueda.

El SEO ha evolucionado notablemente a lo largo de los años. La proliferación de spam o correo basura, el uso abusivo de enlaces y palabras clave y la apuesta por la tecnología móvil han propiciado un cambio de planteamiento en la política SEO. En Online Marketing Dream tienen muy presentes las nuevas directrices de Google para el posicionamiento de páginas y han actualizado sus fórmulas de trabajo para adaptarse a los cambios.

Años 90, el inicio

Pero, ¿cómo ha evolucionado el SEO?, ¿cuáles son los criterios por los que debe regirse actualmente una página web para salir bien posicionada en las búsquedas a través de Google? Para entender los cambios y conseguir una información útil sobre SEO, es preciso conocer primero los orígenes y entender el porqué de los cambios.

Los primeros pasos se sitúan en los años 90, cuando los administradores de páginas enviaban sus direcciones a buscadores como Yahoo o Altavista para que procediesen a su indexado. En aquellos momentos, los buscadores centraban su atención sobre todo en los enlaces existentes en las páginas.

Después llegó Google y se afianzó el concepto de palabras clave. Los especialistas SEO pasaron a asignar a cada URL de dos a cinco palabras clave y buscaban optimizar contenidos, título y metadescriptores en base a esas keywords.

Contenidos originales y links relevantes

Con el paso de los años, los criterios de posicionamiento han evolucionado y los buscadores, en especial Google, premian la calidad. Gracias a los avances en las búsquedas con criterio semántico, las páginas pueden alcanzar buenas posiciones para diversas palabras clave relacionadas entre sí. De esta manera, se busca satisfacer las necesidades del usuario.

En la actualidad, la optimización de una página no se centra en la repetición de palabras clave, es preciso crear contenidos originales que satisfagan las demandas de los internautas. Lo mismo ocurre con la política de enlaces. Los links han de estar justificados y el bombardeo de enlaces hacia una página concreta puede acabar en penalización.

Google valora especialmente los enlaces hacia páginas relevantes o autorizadas, introducidos de manera natural. Los links forzados hacia urls de poco valor para los usuarios pueden resultar perjudiciales para el posicionamiento SEO.

Tecnología móvil

A la hora de diseñar las estrategias SEO de una empresa, es imprescindible tener en cuenta a los teléfonos inteligentes. Cada vez es mayor el uso del móvil para efectuar búsquedas en internet, lo que obliga a adaptar las páginas al usuario final y a su experiencia de uso con nuevos dispositivos.

Lo mismo ocurre con las redes sociales. El SEO no debe limitarse a la optimización de contenidos para páginas; hoy en día, es indispensable jugar con el poder de las RR.SS. Facebook y Twitter son una herramienta clave para generar enlaces y derivar contenidos hacia las páginas web.