Compartir

El mercado de tabacos en España, formado por cigarrillos, tabaco de liar, de pipa y cigarros, movió un total de 11.652 millones de euros en 2017, lo que supone un descenso del 1,7% con respecto a 2016 (11.858,9 millones).

Según datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos recogidos por Servimedia, con la caída de 2017, la venta de tabaco en España encadena dos años a la baja, ya que en 2015 logró su primera subida desde 2010. De esta manera, desde que se prohibió fumar en los bares a principios de 2011, el consumo solo subió en 2015.

En 2017, los españoles consumieron 2.237,3 millones de cajetillas de cigarrillos, cifra un 3,7% más baja que la del año anterior (2.323,5 millones). Estos 2.237,3 millones de cajetillas de cigarrillos vendidas en España supusieron para los estancos 10.122,3 millones de euros, cifra un 1,8% inferior a la de 2016, cuando fue de 10.311,2 millones.

Por su parte, las ventas de tabaco para liar cayeron un 3,6%, al pasar de 5.917,9 toneladas en 2016 a 5.072,3 en 2017. Además, para pipa se vendieron 788,7 toneladas de tabaco, lo que representa un 14,5% más que el año anterior (688,7 toneladas), mientras el consumo de cigarros bajó un 3,5%, pasando de 2.201,5 millones de unidades en 2016 a 2.123,4 millones en 2017.

MARCAS MÁS VENDIDAS

En cuanto a las marcas de cigarrillos, la más vendida fue Marlboro, con 319,1 millones de paquetes, y una cuota de mercado del 14,3%; mientras Winston se quedó en 208,6 millones, el 9,3% del mercado.

A continuación, figuran Chesterfield, que suma 186,4 millones, el 8,3% del consumo; Camel, con 183,1 millones (8,2% del mercado), y Fortuna, con 170,1 millones (7,6%). Estas cinco marcas acaparan cerca del 50% de las ventas.