Compartir

La portavoz de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña, Inés Arrimadas, teme que la Mesa de la Cámara en su reunión de hoy deje “abierto” el debate de investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat sin especificar si será o no telemático para evitar así un recurso previo y dejar que los grupos se encuentren “el pastel” el mismo día del debate.

En una entrevista en RNE recogida por Servimedia, Arrimadas se mostró escéptica sobre el grado de concreción al que llegará la Mesa para comunicar a los grupos parlamentarios la organización del debate de investidura y poder determinar por escrito si será telemático o no, lo que a su vez determinaría la posibilidad de recurrirlo en ese mismo momento.

En su opinión, la Mesa lo dejará “todo abierto” sin decir “nada” de si se prevé o no la presencia del candidato, Carles Puigdemont, para que los diputados se encuentren “el pastel” el mismo día del debate y materializar en ese momento un “salto al Reglamento” con más complejidad para ser recurrido.

Reconoció que tiene “pocas esperanzas” de que sea de otra forma porque los independentistas “ya están haciendo lo que les da la gana otra vez” a pesar de la “evidente” fractura en sus filas y de que muchos “reconocen en privado cosas que no son capaces de reconocer en público”.

Arrimadas subrayó que la responsabilidad última de que Puigdemont no sea investido presidente de la Generaitat de Cataluña es del Gobierno, que es quien puede recurrir, con el apoyo ya anunciado de Ciudadanos y del PSOE.

Sobre el discurso del Rey en Davos, explicó que le parece “coherente” con lo que se debate en Europa y en el mundo acerca de los “grandes problemas” que representan el nacionalismo y el populismo, y juzgó “acertado” que el jefe de Estado de una “gran potencia” deje clara la importancia del respeto a la ley en democracia. Su papel es “de liderazgo“, elogió, hablando “sin complejos” de lo que es el nacionalismo.

Salió también al paso de las críticas formuladas contra ella y sus compañeros de escaño por no cantar 'Els Segador' al final de la sesión de constitución del Parlamento de Cataluña. El respeto a los himnos es obligatorio, precisó, pero cantarlos es voluntario, y ponerse a revisar quién cantó y quién no es propio, concluyó, de una imagen “en blanco y negro”.