Compartir

El ex secretario general del PP de Valencia Ricardo Costa ha confesado que el PP valenciano se financiaba de manera ilegal en su declaración ante la Audiencia Nacional. “Sí, (el PP) se financiaba con dinero negro” que aportaban empresarios a cambio de contratación pública, aseveró Costa en el juicio.

El “máximo responsable” de esa actividad ilegal, añadió, era Francisco Camps, expresidente de la Comunidad Valenciana y del partido en esa comunidad. Se refirió a empresas y cantidades y admitió su responsabilidad en esa financiación ilegal por no haberla denunciado pese a conocerla.

Al inicio de su comparecencia dijo, a preguntas de la Fiscalía, que sólo hizo una declaración sobre este asunto en 2012. “Declaré en instrucción en unas condiciones personales y familiares muy complejas, acaban de pasar un procedimiento judicial con muchas presiones, no he hablado nunca con los medios de comunicación y quiero contar ahora, después de una profunda reflexión, lo que ha concurrido”, indicó.

Según su relato, Camps era el responsable de “las decisiones más importantes” que se tomaban en relación a la campaña electoral en la que fue candidato. En 2007 las decisiones “las tomaba el presidente del PP, el señor Camps, que además era el candidato, si bien es cierto que contaba con el apoyo de un equipo que coordinaba la campaña, que estaba dirigido por Vicente Rambla”, aseguró.

Explicó que no había un presupuesto cerrado de la campaña y que la decisión de encargar su organización a la empresa Orange Market la tomó directamente el candidato, tras lo cual se lo “comunica Álvaro Pérez, aunque posteriormente tuve comunicación oficial”, aseguró.

Con su declaración confirmó lo dicho la pasada semana por el cabecilla de la 'Gürtel', Francisco Correa, y por sus máximos colaboradores, Pedro Crespo y Álvaro Pérez `El Bigotes´. Según dijo a preguntas de la Fiscalía, el PP pagaba con dinero de los empresarios: “Se pagaba de dos formas. En primer lugar con la subvención electoral de las Cortes. Y en el caso del PP, con aportaciones en efectivo de empresarios que tenían adjudicaciones con el Gobierno valenciano. Es cierto que el PP financiaba con dinero negro la campaña de 2007”.

En un momento de su declaración, Costa admitió que había omitido su deber de denunciar una situación ilegal y dijo estar “dispuesto a asumir la responsabilidad que conlleva”.