Compartir

Carles Puigdemont no delegará su voto. Así lo ha decidido Junts Per Cataluña, que ha decidido posponer el choque ante el Tribunal Constitucional, instancia a la que recurriría el Gobierno en caso de que el ex presidente cesado sea investido a distancia, según informa 'El Mundo'.

Según informa el medio citado, Puigdemont tiene abierto el abanico de opciones que le permitirían ser investido como presidente, además, con la posibilidad aun de poder retomar la investidura vía telemática.

Por parte del bloque constitucionalista, tanto PSC como Ciudadanos trataron de convencer al presidente del Parlament, Roger Torrent, de que revocase su decisión de proponer a Puigdemont como nuevo presidente de la Generalitat.